Intolerancias a los alimentos – mi experiencia

Por: Karla Hernández 2013/08/19

Tengo un secreto que he guardado muy bien por estos siete casi ocho meses. Estuve en una dieta extrema desde mediados de Enero. Y no, no dieta para enflacar, dieta por motivos de salud, por intolerancias a los alimentos.

Todo empezó en Enero cuando me hicieron el examen de Alergias Alimentarias IgG e IgE. Después de durar años batallando con sentirme mal sin explicación, llegadas a urgencias por intoxicaciones o dolores intensos de estómago, cansancio y fatiga extrema inexplicable y lo que me movió a hacerme el examen fue el abdomen o panza inflada como si estuviera embarazada después de comer pan o alimentos que mi cuerpo no toleraba.

Platicando con mi papá, que es doctor, le dije que si me podía hacer estos estudios, para quitarme la espinita porque yo tenía la ligera sospecha de que algo de lo que estaba comiendo era el causante de todos mis males. Cada vez mis síntomas eran peores y ya había hecho el año pasado una prueba de dejar el pan (esta “dieta” si fue por tratar de comer mejor porque soy súper panera), y la verdad me sentí muy bien. Cuando regrese a mis hábitos, volví a sentirme mal. Ahí fue cuando empecé a investigar de las intolerancias y sensibilidades a alimentos.

Todavía recuerdo cuando me habló mi papá un lunes  frío de Enero por la tarde después de esperar los resultados unas semanas. Me dijo que acaban de llegar los resultados y que me iba a sorprender mucho, que mi sospecha del gluten si era verdad pero que tenía que ver los resultados.

Intolerancias a los alimentos

Nunca me hubiera esperado que fuera a salir tan mal en un examen de intolerancias. Si me esperaba el gluten, pero salí intolerante a 47 agentes más!! 47 comidas o ingredientes que eran de mis comidas y bebidas favoritas.

Todos esos son los alimentos que salí intolerante. Yo sé que es comida, no es una enfermedad terminal, pero en segundos me cambiaron completamente mi manera de comer y mi proyecto del blog (pero más de eso al rato). Aclaro que cuando vieron que tenía intolerancia alta al gluten me mandaron a hacer la prueba para la enfermedad celiaca y lo bueno es que salió negativa, así que todavía tengo esperanza de poder meter pan en mi dieta en un futuro.

Una vez que sabía que era lo que ya no podía comer  fue cuando vi que era lo que tenía que hacer. Por 3 meses no podía consumir nada de los alimentos en la categoría alta y moderada, lo que para mí fue quedarme sin desayunos. No café, no huevo, no pan, no avena, no yogurt, no granola, no jugos (porque no podía comer azúcar de caña), los primeros cuatro días después de que me dieron mis resultados no desayuné, llegaba a la oficina muerta de hambre pero no encontraba que comer. Es algo frustrante cuando al lado de tu oficina hay una farmacia Guadalajara con pan recién hecho y lo único que puedes comprar de toda la tienda es agua embotellada, ¡eso no te quita el hambre!

Smoothie verde

Esa era mi dieta estricta de 3 meses, donde tenía que evitar por completo esos alimentos y comer cada tercer día los del grupo “Bajo” para evitar más alergias. La primera ida al súper después de saber esto fue HORRIBLE y además carísima. Todo, pero casi todo tiene azúcar de caña o derivados, o gluten y derivados. Y no hay que olvidar los productos que sin gluten que están carísimos y que además unos no saben nada ricos.

Limpiando la alacena y refrigerador - Adios a todos los productos con gluten

Así se veía mi cocina cuando limpiamos la alacena, refri y congelador y regalamos/donamos toda la comida con gluten, azúcar y más. Fueron unos meses horribles, de comida fea (más bien comida que no quería comer), ánimos y humor extraño pero la verdad empecé a ver resultados casi inmediatos lo que me motivo a no dejarla. Después de esos 3 meses tenía que seguir evitando levaduras y gluten y podía empezar a meter del grupo de “moderado” pero poco a poco y anotando resultados de cómo me sentía. Tuve que llevar un diario de alimentos, donde tenía que anotar todo lo que comía y como me sentía para ver si algo me había caído mal.

Todo iba bien, pude meter yogurt griego, ciertos quesos y café, pero todo eso cambió cuando llegando de semana santa fui a uno de los cafés más populares, creo que ustedes saben cuál es. En la medianoche estaba en la sala de espera de urgencias con el peor de los dolores de estómago de toda mi vida, peor que cuando llegue a urgencias desmayada de una intoxicación de alimentos. Nunca me había sentido tan mal, lo único que quería es que me quitaran mi estómago e intestino y me pusieran uno nuevo…. si soy algo exagerada.

Saliendo de urgencias, todo cambió. No más comidas en restaurantes o cafés, tuve que regresar a la dieta otra vez extrema, donde no pude tocar nada del grupo “moderado” por unas semanas porque todo el progreso que había logrado (recubriendo la pared del intestino con los probióticos), todo se fue a la basura con todos los antibióticos y medicina que me metieron en el hospital. Me daba miedo meter queso y café, que ya antes podía comer sin problema, no quería ni tocar el azúcar o leche de almendra, arroz o de soya y otras cosas que pude empezar a comer porque no quería volver a tener ese dolor y no quería terminar otra vez en el hospital.

A donde quiero llegar con todo esto, si es que todavía siguen aquí después de mi casi libro. Lo que quiero decir es que hay una luz al final del túnel. Si te acaban de detectar intolerancias o alergias a los alimentos, si, las primeras semanas son las peores, quieres llorar, gritar, comer cosas que no puedes, te pones feliz y a los minutos estás casi llorando otra vez, es normal. Pero créeme que cuando empiezas a ver y a sentir los resultados en tu cuerpo  ves que es por algo bueno. Es tu salud la que estás cuidando y es lo que más te debe de importar.

Ensalada o pasta fría de calabacita y zanahoria con salsa tailandesa de cacahuate (sin pasta) – www.pizcadesabor.com

No digo que no extrañe la comida porque  no saben lo que daría por comerme una hamburguesa o una pizza en este momento, que es lo que más extrañé en estos siete meses, pero esta experiencia si me puso en perspectiva la manera de comer. Yo pensaba que comía saludable porque comía verdura, no tomaba, no fumaba, hacía ejercicio de repente, pero analizando a antes de que me detectaran todo esto, no lo estaba haciendo. También afecto mucho que como tenía el intestino tan dañado por todas las intolerancias, por más que comiera bien y sanamente mi cuerpo no podía absorber los nutrientes necesarios por eso siempre estaba débil o cansada. La foto de abajo son de todos los suplementos que tenía que tomar porque mi cuerpo estaba muy desbalanceado.

vitaminas

Según yo en mi cabeza pensaba que comía bien,  pero en una noche me podía tragar media pizza de pepperoni y al día siguiente hamburguesas porque era el fin de semana y podía comer lo que quisiera porque en mi mente como siempre he sido de complexión delgada no iba a haber problema. ERROR, no caigan en excesos, la moderación es la clave. Quieren comer pizza, ok, coman 1 o 2 pedazos pero sírvanse un plato con ensalada también. También aprendan a distinguir porque están comiendo. ¿Estás enojado, triste, frustrado, estresado y vas directo al refri o alacena? Pon un alto a eso y trata de escuchar lo que tu cuerpo te está tratando de decir, tal vez lo que te conviene más en esos momentos es salir a dar una vuelta, hacer ejercicio, meditar, leer, tomar un té o un vaso con agua para que se vaya el antojo.

Todavía me queda camino por recorrer, en este mes tengo que empezar con las pruebas de gluten y levaduras y una parte de mí tiene miedo, miedo a no poder comer lo que me gusta, a no comer pizza de mi restaurante favorito, o un baguette, un croissant, pastel de cumpleaños, pero he aprendido estos meses que todo es a su tiempo. 

Gracias a las personas que me apoyaron, de verdad que sin su apoyo y ánimos esto hubiera sido muy difícil. Mi esposo, que dejo de comer todo lo que yo no puedo comer para apoyarme. Mi familia que hacían comida especial para mí o seguían mi dieta extrema para ayudarme, mis suegros que separaban mi comida en las carnes asadas para que no se contaminara con la demás, mis amigos que trataban de no pedir pan cuando salíamos para no darme tentación, lectores que supieron de esto por correos  que me mandaban por peticiones de recetas pero que entendían perfectamente la situación y me motivaban a seguir con mi dieta.  Gracias a todos ustedes. 

Si últimamente ven recetas sin gluten, sin azúcar, veganas o sin huevos en el blog es por este cambio. Quiero ayudar a las personas que tienen lo mismo que yo o que tienen hijos, hermanos, amigos o familiares con una alergia o intolerancia. Sé que es difícil que te cambien tu manera de comer, por eso he estado en la cocina creando recetas para todos ustedes, para beneficiarnos todos y sacarle un resultado positivo a esta experiencia mala y extraña. Por ejemplo estos hot cakes sin gluten que les voy a compartir mañana.  

Hot cakes sin gluten y sin lácteos (pancakes) www.pizcadesabor.com

Si se dieron cuenta las recetas con pan o harinas en el blog se volvieron muy escasas, si subí una que otra de  vez en cuando, y estas eran recetas que tenía guardadas. No sé si todo pasa por algo, pero antes de que me detectaran todo esto, tuve una racha intensa en el blog donde empecé a cocinar como loca para el blog, tomando fotos y probando recetas. Esto me ayudo muchísimo a seguir con las recetas diarias porque toda receta que yo subo al blog fue hecha por mí, probada por mí y fotografiada por mí. No subo nada que yo no hice, ni probé, y eso así seguirá siempre. 

Espero que sean pacientes conmigo en mi recorrido de estos meses porque todavía me falta. No sé qué le depara al blog en cuanto a las recetas, porque todavía no sé cuáles alimentos son los que mi cuerpo va a tolerar, lo que sí les puedo decir es que les seguiré compartiendo recetas ricas, fáciles, saludables y divertidas de hacer.

 

NOTA: No soy una experta en cuanto a las intolerancias y alergias a los alimentos, no tengo estudios de medicina o nutrición así que si sientes que tienes síntomas de una intolerancia o alergia te recomiendo ir con tu doctor o con un experto en salud. Yo solo te estoy platicando mi experiencia  y no te puedo guiar o decir con certeza si lo que tienes es una intolerancia o alergia.

Encuentra tu receta

Busca por nombre o ingrediente