Cómo hacer salsa de tomate para pizza

Por: Karla Hernández 2012/07/18

¿Saben que es lo que mejora una pizza instantáneamente? Claro aparte de que la masa este rica, suavecita por dentro pero crujiente por fuera. Que en resumidas cuentas es lo más importante jaja, pero bueno, lo segundo más importante es….

… la salsa de tomate.

Lo admito hay veces que por flojera o querer comer rápido he recurrido a los botecitos de puré de tomate. Pero una vez que pruebas una pizza con esta salsa te vas a convertir y vas a tener guardada en el congelador para cuando tengas antojo de pizza.

Lo mejor de todo es que es facilísima de hacer. Literal solo lo mezclan todo en un bowl y ya quedo, ¡sin tener que cocinar nada! ¿Demasiado fácil para ser verdad? Creanlooooo.

El secreto de esta salsa es usar pasta de tomate o “tomato paste”.

Para hacer la salsa para pizza van a vaciar en un bowl la pasta de tomate, aceite de oliva, ajo, albahaca seca, orégano seco, azúcar, agua, sal y pimienta.

Lo mezclan con un batidor globo y listo. Les recomiendo que la dejen reposar un tiempo (una hora mínimo) para que todos los sabores tengan tiempo de mezclarse bien. Claro que si tienen prisa la pueden usar recién hecha, también sabe rica, pero ¡queda aquí guardado que les advertí del tiempo de reposo!

También pueden hacerla y dejarla en un recipiente tapado en el refrigerador por una semana. Lo que yo hago también es que la congelo en una ziploc, así siempre tengo salsa para pizza para cuando llegue el antojo.  Les dejo la receta.

Salsa de tomate para pizza

Porciones: Alcanza a cubrir 2 pizzas grandes

Ingredientes
  • 1 bote de 170 gr de pasta de tomate
  • ¾ taza agua purificada
  • 1 cucharada aceite oliva
  • 1 cucharita ajo, picado finamente
  • ½ cucharita orégano seco
  • 1 cucharita albahaca seca
  • 1 cucharada azúcar blanca o mascabado
  • Sal y pimienta al gusto
Elaboración
  1. Mezclar todos los ingredientes en un bowl hasta que todo esté bien incorporado.
  2. Sazonar al gusto con sal y pimienta.
  3. Se recomienda dejar reposar por una hora a temperatura ambiente para que los sabores tengan tiempo de mezclarse bien.
Notas
Si no la usan toda, la pueden congelar en una bolsa Ziploc y sacar del congelador cuando quieran hacer otra pizza, ya sea con tiempo antes para que se descongele sola o descongelar con cuidado en el microondas.

¿Te gustó la receta? Suscríbete a nuestra página para recibir las recetas en tu correo. De regalo recibe un recetario gratis.

Comments

Trackbacks