1 año después – mi experiencia con las intolerancias de alimentos

Por: Karla Hernández 2014/01/21

Hace 1 año mi manera de comer dio un giro drástico de la noche a la mañana. Un lunes frío de Enero en la tarde llegaron mis estudios de intolerancias y me di cuenta que era intolerante a casi todas mis comidas favoritas.

Así que de la noche a la mañana tuve que hacerme la idea que iba a tener que dejar de comer pan, levaduras, huevos, limón, naranja, vino, café, azúcar blanca, lácteos, arándanos rojos y muchas más cosas, más de 50 ingredientes para ser exactos.

Intolerancias a los alimentos

Fue difícil y puedes leer más de mi experiencia aquí. Después de 1 año de estar cuidando lo que como y estar más consiente en mis elecciones de comida y hábitos estoy feliz de decir que ya pude superar unas intolerancias.

Ya hay ciertas comidas a las que era moderadamente intolerante que ya puedo comer sin problema, por ejemplo limones, café, naranja, azúcar de caña y otras más.

Esta navidad pude empezar a hacer experimentos con gluten y huevo y tengo una muy buena noticia y otra mala. La buena es que mi cuerpo ya empieza a tolerar un poco más el gluten! Ya no me inflo tanto, no me dan los bajones y dolores de cabeza, no me duele la panza pero todavía hay ciertos síntomas que noto que no se han mejorado del todo. El huevo en cambio ese como me ha dado batalla. Cuando empecé a hacer pruebas y empecé a meter los alimentos a los que era intolerante, el huevo me mandó a la sala de urgencias y me tiro unos cuantos días en la cama sin ganas de hacer nada en todo el día.

Esto solo significa que el cuerpo necesita más tiempo para sanar y eso es lo que le voy a dar. Así que ahora estoy otra vez en una etapa de cero gluten para darle a mi cuerpo tiempo de sanar. Cero gluten y sus derivados, cero pan, cero pastas, cero salsas que lo tengan, cero levaduras y además cero azúcar blanca. Es como una detox para mi cuerpo después de estas fiestas. Cuerpo solo tenemos uno y hay que cuidarlo, ya que sin salud no somos nada.

El que ya pueda comer un poco más de pan y los demás ingredientes como azúcar blanca no significa que voy a regresar a mis hábitos de siempre. Pero es bueno tener la opción de si algún día quiero comer algo con eso, puedo hacerlo.

En el 2013, tuve una energía que no me la creía, después de padecer de fatiga crónica por años a cambiar y  poder levantarme en las mañanas con energía o el que llegaran las 4 o 5 de la tarde y todavía traía pila para seguir y seguir es algo que todavía no lo puedo creer. Ya no me duele la panza, ni la cabeza (como antes), no estoy inflada ni parezco embarazada (como antes me pasaba y no estaba embarazada), mi piel mejoro un chorro y no me enfermé de gripa ni una sola vez el año pasado. Ni una sola vez, estoy que no me la creo porque antes yo me enfermaba de gripa mínimo cada dos meses. Así que creo que puedo decir que estoy más que feliz con mis avances, todavía falta pero sé que es poco a poco, el cuerpo sana a su tiempo y cada persona es distinta.

Esos son mis avances con mis intolerancias, espero que en 6 meses que escriba más de este tema solo vaya mejorando y que el huevo me quiera un poco más. No saben cómo extraño unas miguitas, o unos french toast, o huevo revuelto con salsita, huevos estrellados y muchas recetas más. Así que a seguir alimentándonos saludablemente porque vida solo hay una y hay que aprovecharla al máximo.

 

¿Te gustó la receta? Suscríbete a nuestra página para recibir las recetas en tu correo. De regalo recibe un recetario gratis.

Te puede interesar:

NOTA: Las porciones de la receta están en el cuadro de la receta arriba de la foto. ¡Deja tu comentario!